Lawford Connection

Las celebridades no tienen honor.

 

rahmen_webTodos los miembros de Lawford ansían tener sus cinco minutos de fama, ¡pero todos los días! Por supuesto, la riqueza se lleva bien con la fama, por lo que un poco de pasta nunca viene mal. Muchos Lawford viven el sueño americano: pasan de ser pobres y vestir harapos a ser ricos de forma meteórica. Por supuesto, para un verdadero Lawford, los harapos habrían sido ante todo harapos a la última moda. Nunca se dejarían ver en público con unos harapos anticuados.

 

La intensa lucha por llamar la atención ha hecho que todos los miembros de Lawford estén constantemente intentando superarse los unos a los otros llevando los vestidos más extravagantes, celebrando las fiestas más decadentes o creando las colecciones más eclécticas. Siempre es duro destacar por encima de un grupo de gente cuya principal ocupación es destacar por encima de los demás.

 

El ansia de riqueza y poder es una fuerte motivación para todo el mundo. La Lawford Connection ha hecho de esta motivación el vínculo que conecta a todos sus miembros: están unidos en la lucha para lograr el éxito y reconocen el hecho de que juntos tienen más posibilidades de conseguirlo. Esto les hizo extremadamente dinámicos y contribuyó a su gran éxito a la hora de convertirse en una de las principales facciones de la ciudad con una rapidez sin precedentes.

 

Debido a que pusieron patas arriba el orden establecido de la noche a la mañana, los Lawford hicieron toda una entrada en la escena de Paradise City. Se hicieron con el control de un tercio de la ciudad prácticamente enseguida, quitándole el control del distrito de cine y las mansiones de la alta sociedad de Bel Air a los presuntuosos jefes de los Stimato. Los Stimato consiguieron impedir que se hicieran con su propio territorio, pero para entonces, los Lawford ya habían puesto en marcha una máquina de hacer negocios bien engrasada, un extenso sistema de recogida de información y habían envuelto a los funcionarios de la ciudad con sus largos tentáculos enjoyados. Además, los Lawford aceptaban entre sus filas a cualquiera que tuviera talento y ambición, y el sistema de ascensos dentro de la facción no dependía de la tradición, como ocurre entre los Cúram o los Stimato. Por ello, los Lawford incluyen a muchos antiguos miembros de otras facciones, lo que les proporciona información vital sobre sus negocios.

 

Así, una de las claves del rápido ascenso al poder de los Lawford ha sido su ventaja en muchas áreas de conocimiento, tanto práctico como teórico. Otros los consideran simplemente excéntricos y superficiales, pero cualquier Lawford amante del caviar y el champán siempre tendrá un gran interés en saber más. Puede que solo quieran saber cuáles son los últimos dictados de la moda, una información vital para cualquier amante de las fiestas, aunque también podría tratarse de información sobre sistemas informáticos de alto secreto. Mantenerse "bien informados" sobre los rumores de sociedad o sobre nuevos y valiosos objetivos es el pan de cada día de los Lawford, y muchos de los criminales de Paradise City más habilidosos con la tecnología han encontrado su hogar en la Lawford Connection.

 

Vivir con estilo requiere cierto nivel económico, por lo que el dinero es importante para los Lawford. Sin embargo, tener dinero porque sí es muy aburrido. La riqueza debería estar para disfrutarla. Emplear el dinero en objetos de lujo, colecciones poco comunes, ropa y fiestas es la forma correcta de gastar el dinero ganado con el sudor de la frente. Además, es también un requisito para financiar la forma de vida propia de los famosos, por lo que la riqueza es la llave para aspiraciones más altas.


Estructura


Director
El Director es el fundador de la Lawford Connection y, por lo tanto, su máxima autoridad. El primer y actual Director no es otro que la misteriosa Christine Lawford en persona, la heredera de un magnate de los casinos casada con el célebre jugador empedernido, amante de los eventos en sociedad y maestro ladrón, Arthur "Arte" Lawford, que murió en un misterioso accidente poco después de la creación de la facción. Christine supervisa el Consejo de socios, controla la adquisición de nuevos "socios" y tiene el derecho de admitirlos o expulsarlos con el apoyo de la mayoría del consejo.


Socios
Los directivos intermedios: individuos triunfadores que han conseguido asegurarse un puesto en el consejo y que dirigen sus propias operaciones. Son personas de gran talento y aún mayor excentricidad.


Socios júnior
Miembros con aspiraciones de ascender y de llegar a ser socios algún día. Ya sean matones de tres al cuarto o expertos informáticos, conforman el grueso de los Lawford, pero su número es menor que en otras facciones más tradicionales, ya que los Lawford son muy dados a subcontratar.


Empleados
Los empleados forman las tropas de los Lawford, pero normalmente subcontratan la mayoría de su trabajo, pues no les gustan los aburridos aspectos organizativos del negocio. Por ello, esta facción cuenta con muy pocos empleados permanentes. Cualquier personaje que trabaje para los Lawford puede llegar a ser un empleado si tiene una buena posición.

 

Miembros

 

Christine "Chrissy" Lawford (Directora)


lawfordDirectora de los Lawford e hija del millonario dueño del casino Walter de la Croix, del que estaba muy distanciada, se aburrió de la vida de rica heredera. No se sentía incómoda con el lujo y el confort, pero quería algo suyo de verdad. Algo que se adecuara a sus habilidades y su ambición. Encontró lo que estaba buscando al conocer a Arthur "Arte" Lawford, un famoso jugador conocido por todos y un experto ladrón. Contrajeron matrimonio rápidamente y pasaron su luna de miel robando el mejor casino del padre de ella, solo por diversión. Cuando aparecieron en Paradise City y anunciaron su intención de crear su propio cártel, atrajeron rápidamente a un gran número de personas interesadas en este negocio y dispuestas a colaborar. Por desgracia, Arthur falleció en un misterioso accidente que Chrissy atribuyó en primer lugar a un trabajo de los Stimato. Canalizó así toda su energía en destruir el imperio de los Stimato en venganza por la muerte de su querido marido. Hace poco, descubrió información que revelaba que había alguien más detrás del asesinato de su marido y empezó a buscar pistas para descubrir quién podría ser.


Chrissy es una veterana de los focos. Se crió entre celebridades en el casino de su padre y se convirtió en una de ellas a una edad muy temprana. Se siente cómoda en la alta sociedad y no solo posee una impresionante belleza, sino también un chispeante encanto con el toque justo de malicia. Se aburre fácilmente del hablar por hablar, aunque nunca lo parezca, y siente preferencia por los personajes originales y excéntricos. Posee una mente aguda y tiene buen juicio de la personalidad, ambas características le permiten manipular sutilmente a sus socios y hacer que sigan sus órdenes.


A veces a Chrissy le gusta abandonar las ataduras de su vida pública de la alta sociedad para introducirse en la vida secreta de la alta sociedad. Se mueve en una limusina de cristales tintados acompañada por su seguridad privada. Le gusta supervisar personalmente las operaciones para tener información de primera mano sobre lo que ocurre en su barrio. Usa también este disfraz para contratar ayuda externa para los trabajos que quiere hacer pero en los que ningún rastro debe apuntar a ella.

 

 

Natalie "Azúcar" Coleman (Socia júnior)


natalieSu dulce aspecto e inocente comportamiento ocultan una mente maliciosa. Azúcar Coleman es nueva en la escena, pero se convirtió en socia júnior enseguida. Ahora su objetivo es convertirse en socia aún más rápido. Desde fuera, parece superficial e interesarse únicamente por la última moda o por si su pintalabios hace juego con su bolso, más que por algo tan banal como un trabajo o una misión.


Fue muy rápida a la hora de hacer muchos amigos y un número similar de pretendientes, y ahora está muy bien relacionada. Pero este es solo el primer paso en su estrategia a largo plazo de jugar un papel mucho más importante en la organización. Sus numerosas aptitudes son muy valoradas por sus superiores, pero puede que subestimen a Azúcar si piensan que pueden usarlas para su propio provecho.

 


Joey "Dedos" Arakas (Socio júnior)


joeDedos, un ratero de poca monta, solía prestar sus servicios a cualquiera que pagara bien birlando un poco de todo de los bolsillos de la gente, desde pequeños objetos de valor a documentos ultrasecretos. Tras delinquir contra mucha gente de esta manera, Dedos tomó la costumbre de mirar siempre por encima del hombro y de hablar a toda velocidad y de manera nerviosa. Presumido, pero sin el sentido de la elegancia a la hora de vestir de muchos de sus superiores, Dedos suele ataviarse con colores chillones y que no pegan, por lo que nunca pasa desapercibido a pesar de su pequeña estatura.

 

Dedos ha encontrado un hogar en la Lawford Connection trabajando para Will "Bola ocho" Jackson a cambio de protección contra algunas de sus antiguas víctimas más "persistentes". Dedos es conocido por su talento a la hora de escaquearse del trabajo duro con la excusa de que tiene la agenda llena o de que sus sensibles dedos no están hechos para las tareas poco cualificadas. Decir que esta actitud le ha hecho ganarse pocos amigos es quedarse corto, pero mientras que su jefe considere que es útil, pocos se atreven a quejarse de él.

 

 

Emily "Einstein" Chapelle (Socia júnior)


emilyEmily, la heredera de un rico pero excéntrico inventor, ha pasado su juventud construyendo todo tipo de ingeniosos artilugios y observando cómo su padre hacía extraños experimentos con enormes máquinas. Con su dominio de la física y la nanotecnología, siguió los pasos de su padre hasta que un día, el viejo inventor falleció en circunstancias misteriosas y su último invento, que consideraba su mayor descubrimiento y al que dedicó muchos años, se esfumó sin más. Desde entonces, Emily ha dedicado su vida y su considerable talento a encontrar a los responsables de su muerte y a recuperar el mejor invento de su padre.

 

Pronto se dio cuenta de que la cosa iba en serio cuando miembros del servicio secreto aparecieron en su casa y la amenazaron, así que se dirigió a la Lawford Connection para que la ayudaran de una manera en que las autoridades no la ayudarían. A cambio, ha trabajado para ellos como consejera de tecnología y ha empezado a disfrutar del estilo de vida más glamoroso de sus nuevos amigos. Emily tiene que aprender aún los aspectos de la etiqueta, ya que suele mostrarse ausente durante las conversaciones, así como usar mucha jerga tecnológica, lo cual la hace parecer distante y un poco rarita.